8 motivos para elegir Tokio en tu luna de miel

Un patrimonio histórico riquísimo combinado con un futurismo que embruja son los grandes atractivos de la capital japonesa. Así es Tokio, una ciudad de contrastes. Precisamente por esto, es un destino con mucho que ofrecer: desde templos que nos transportan en el tiempo hasta rascacielos que reflejan los atardeceres más bellos, pasando por el éxtasis de los paladares y el paraíso del manga. Todo ello convierte este rincón de Asia oriental en una alternativa de lo más atractiva para una luna de miel. A continuación, os dejamos 8 motivos por los que elegirla:
Tokio tower

Tokio es una ciudad llena de rincones románticos y planes para dos para hacer en pareja. Podréis disfrutar de impresionantes vistas panorámicas de la ciudad desde los miradores principales de Tokio, el Tokyo Skytree o la Tokyo Tower. También pasear por el lujoso y barrio de Ginza y desconectar en el cercano Parque Hibiya.

Templo Sensoji

Hay rincones de Tokio que hacen retroceder en el tiempo. Es el caso del Templo Sensoji, en Asakusa, uno de los espacios culturales más famosos de la ciudad. Se trata del templo más antiguo de la capital japonesa, epicentro de la cultura Edo y poseedor de una historia riquísima. Para llegar a él, debemos recorrer la calle llamada Nakamise, llena de comercios donde podremos comprar dulces típicos y los mejores souvenirs de recuerdo.

Scramble-Crossing

Paredes repletas de pantallas que disparan colores y movimiento, rascacielos que acarician las nubes y multitudes que abarrotan los bares, entre música y bailes. Con estas tres ideas podría definirse el distrito de Shibuya, una de las zonas más modernas de Tokio. Aquí se halla, además, el famoso Scramble Crossing, el paso de cebra más transitado del mundo.

Jardines-Tokio

El ritmo frenético que se vive entre calles principales y grandes estaciones contrasta con la tranquilidad de los parques de la ciudad. Tokio tiene varios “pulmones verdes” que harán las delicias de aquellos que busquen un oasis de paz en medio de la gran urbe. Destacamos los Jardines de Hama-Rikyu, el Parque Ueno o el jardín de Shinjuku Gyoen.

Tokio-Skytree

¿Qué es más romántico que un atardecer? Cenar en pareja mientras el sol se pone, tomar una copa en una terraza con vistas y ser libre de dejar el tiempo pasar. Puedes vivir este momento mágico surcando el río Sumida en uno de los cruceros que llevan hasta la Bahía de Tokio, pasando bajo el iluminado Rainbow Bridge y terminar la jornada paseando por la moderna zona de Odaiba.

Akihabara

Si sois amantes del manga y del anime, esta es definitivamente vuestra ciudad. Akihabara será a vuestros ojos un paraíso de tiendas de manga, disfraces, figurillas y videojuegos. La versión de esta zona dedicada a los gustos femeninos es la calle Otome en Ikebukuro. Te guste o no, debes invertir unas horas a conocer esta cultura tan arraigada a Japón.

Tsukiji

Piensas en comida japonesa y, automáticamente, sientes tu barriga rugir. Tokio también se vive a través de la gastronomía. No dejes de visitar el mercado de pescado de Tsukiji ni de probar el sushi de los restaurantes que lo rodean, la fábrica de sake local en Shinjuku o el Gyoza Lou, el lugar más emblemático donde comer esta especie de empanadillas japonesas. ¡Atrévete a probar nuevas recetas y conoce una parte fundamental de la cultura japonesa!

Omotesando

El mejor recuerdo que te llevarás de Tokio estará en tu memoria. Aunque también puedes comprar algo que te haga rememorar. Los mejores lugares para encontrar objetos únicos son el Harajuku, una especie de Camden Town a la japonesa, o Omotesando, una zona dominada por la sofisticación y el lujo.